Para estos estadounidenses, la recesión ya es una realidad

(CNN)– Los bancos de Wall Street, los inversores y los económicos llevan meses debatiendo si se avecina una recesión en Estados Unidos. Pero para algunos estadounidenses, el implacable dolor económico propio de la recesión ya tocó a su puerta.

Al Brown y su promisida se enfrentaron en mayo a una difícil decisión al revisar su presupuesto semanal: ¿qué necesitamos más, comida o jabón para los platos?

Brown, quien vive en Concord, Carolina del Norte, fue el principal sosten de su prometida y sus dos hijos. En abril lo despidió de su trabajo como director global de desarrollo de negocio en la empresa de software Cascade.

Desde entonces ha renunciado a su membresía al gymnasium y ha vendido varios objetos de su casa, como una computadora y muebles de jardín, para llegar a fin de mes. Su hijo de 13 años dejó el equipo de baloncesto. Perder la fuente de ingresos de la familia le ha pasado una factura económica, pero también mental.

«Esto es Estados Unidos»

«Esto es Estados Unidos, donde tu valor son tus finanzas. No hay otra forma de verlo», afirmó Brown.

De 37 años, el hombre se la pasa ahora buscando trabajo en Internet o escribiendo a posibles contactos. Tras presentar más de 600 solicitudes, solo unas pocas han resultado en entrevistas, afirma.

Esto dista mucho de la fortaleza del mercado laboral que muestran las cifras del Gobierno. A pesar de las duras subidas de tasas de interés de la Reserva Federal, en los últimos meses ha registrado un fuerte aumento de l’empleo y en mayo la tasa de empleo era del 3,7%.

Volantes en una feria de trabajo organizada por New Hanover NCWorks y Cape Fear Workforce Development Board en Wilmington, Carolina del Norte, el 20 de junio de 2023. Credit: Allison Joyce/Bloomberg/Getty Images

Los inversores y economicas llevan esperando una recesión desde el año pasado, cuando la Reserva Federal subó las tasas de interés para controlar la inflación. Esto hizo que las empresas centraran más en la rentabilidad que en el crecimiento, lo que se tradujo en recortes del gasto y reducciones de plantilla.

Desde entonces se han producido decenas de millas de despidos. Algunos de esos trabajadores despedidos han podido salir adelante. Otros no han tenido tanta suerte.

Nina McCollum, de 54 años, comenzó a trabajar como editora en Glassdoor en marzo. Desde entonces no ha encontrado un nuevo puesto, a pesar de haber solicitado cientos de empleos.

Ha estado viviendo de sus ahorros, usando su plasma sanguíneo y frecuentando los gastos de alimentos para sucio adelante, mientras cuida de su hijo adolescente. Su pareja de hecho le ayuda, pero no puede compensar su pérdida de ingresos.

«Creando eso, es poco probable que tengas un buen trabajo y beneficios como ese», dijo McCollum, quien vive en Cleveland, Ohio.

Reducción de costes en las empresas

Algunos expertos pronostican que es probable que salgan más estadounidenses en esta situación.

A medida que avanzamos hasta 2023, «y hasta el año que viene, va a seguir existiendo esta concentración en intentar reducir costos, y va a provocar más desempleo», dijo Thomas Simons, economista jefe de Jefferies.

El impacto de los despidos, que en la actualidad se concentra en los trabajadores administrativos, repercutirá en toda la economía a través de un «gran retroceso del gas global», dijo Simons. El gasto de los consumidores representa aproximadamente la tercera parte de la producción económica, porque si más estadounidenses siete obligados a recortar gastos por haber sido despedidos, la economía estadounidense podría entrar en recesión.

Un comprador levantó bolsas en Miami, Florida, el miércoles 14 de junio de 2023. Credit: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg/Getty Images

La Oficina Nacional de Investigación Económica no suele pronunciarse hasta varios meses después de que haya comenzado una recesión. El grupo académico define una recesión como una desaceleración amplia de la actividad económica que dura más de unos pocos meses.

Algunas señales esperanzadoras

Sin embargo, los datos apuntan a la resistencia de los mercados financieros es una economía nacional que funciona a la perfección. Las acciones han estado moderadas este año: el índice Nasdaq Composite registró el mejor primer semestre desde 1983, incluso desde que la Reserva Federal señaló que podría seguir las pérdidas de interés durante el receso junior.

bola de valores

Operadores trabajan en la Bolsa de Nueva York el 25 de mayo de 2023. Credit: Timothy A. Clary/AFP/Getty Images

Y la economía ha tenido algunos amortiguadores: los ahorros que los estadounidenses acumularon colgante la pandemia y el retraso de los pagos de los préstamos estudiantiles. Pero los pagos de los préstamos estudiantiles se reanudaron a finales de este año, y las cuentas de ahorro se están agotando.

Algunos expertos han alejado las apuestas de recesión, ya que la economía se ha mostrado más resistente de lo esperado. El CEO de Bank of America, Brian Moynihan, dijo a CNN la semana pasada que espera una recesión leve a principios del próximo año, en lugar de la recesión de finales de 2022 que muchos han pronosticado.

Eso es lo que más frustra a McCollum, dijo: los datos muestran una notable resiliencia económica, pero en su mundo porque ya está produciendo una recesión.

Un recorrido en la carrera profesional

Regina Walton fue asignada para trabajar como directora de gestión comunitaria y defensa del cliente en el principio de mayo y ha estado buscando un empleo de medio tiempo. Tiene diabetes tipo 1 vive allí en la bahía de San Francisco, uno de los mercados inmobiliarios más caros del país.

Walton apenas ha vivido «mucha incertidumbre», pero ser optimista y elastice. Ve su despido como una señal de que por fin debería dar un giro a su carrera hacia la gestión de productos, algo a lo quería volver desde un trabajo anterior.

Aun así, siempre tiene presenta la realidad de tener que pagar el alquiler y otros gastos cotidianos.

«Siempre es difícil perer el trabajo, pero he tenido que depender de mí mismo al 100%», afirmó Walton. «No tengo nada, no estoy casada, soy soltera y mis padres han muerto. Soy hija única. Soy mi sistema de apoyo principal».

recesión despedidos

De izquierda a derecha: Richard Murray, Nina McCollum, Regina Walton. Los tres fueron despedidos a principios de este año y tuvieron dificultades para buscar nuevas funciones, ya que cada vez más empresas recortan puestos como medida de ahorro en un entorno económico incierto. Cortesía de Richard Murray/Nina McCollum/Regina Walton

Para muchos estadounidenses, no es la primera vez que son despedidos. Las empresas recortaron sus plantillas tras el inicio de la pandemia de covid en 2020, cuando las empresas cerraron y los estadounidenses se quedaron en casa.

Richard Murray, 33 años, fue despedido en 2021, cuando la empresa en la que trabajaron en ventas digitales eliminó su puesto.

Volvió a ser despedido de otro trabajo hace unos cuatro meses, y en un principio pudo conservar su seguro médico gracias a la Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación Presupuestaria (COBRA), por sus siglas en inglés, que en general obliga a las empresas con más de 20 trabajadores a decer una prórroga temporal de la cobertura sanitaria a los antiguos empleados.

Costos del seguro medico

Pero ese plan expiró el 1 de julio, después de lo cual tendrá que empezar a pagarlo completamente de su bolsillo.

Murray dice que puede decidir quedarse sin cobertura para evitar los costos adicionales.

Murray, que vive en Boston con su border collie, Maverick, ya ha hecho algunos ajustes en su estilo de vida para reducir gastos. Ahora entiende en un candado local en vez de en Whole Foods, como solía hacer, y ha renunciado a las sesiones de entrenamiento personal en el gimnasio.

Pero casi 50 millones de personas también abandonaron su trabajo colgante los dos años siguientes al inicio de la pandemia. Esto significa que los estadounidenses despedidos a menudo podrán encontrar un nuevo trabajo rápidamente debido a un mercado laboral caliente. Ahora no existe tal colchon.

Brown declaró que fue despedido por primera vez el pasado mes de agosto por otra empresa antes de incorporar a Cascade y ser despedido de nuevo.

«Me gustaría que las empresas compreieran lo que eso significa realmente, lo que está haciendo a la gente cuando solo considerando que hay que recortar gastos», afirmó Brown.