Indra logra beneficios e ingresos récord en 2023 con un fuerte impulso del negocio de defensa | Empresas

Indra, la multinacional tecnológica y de defensa participada en un 28% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), cosechó unos resultados récord al cierre del ejercicio 2023. Este se saldó con un beneficio neto de 206 millones de euros, un incremento del 20% respecto al año contable anterior, lo que implica superar la ganancia de casi 196 millones registrada en 2009 y que suponían su cifra de rentabilidad más elevada hasta la fecha. El mercado acoge de buen grado el resultado, con una subida de las acciones del 8%.

Un impulso generado en buena parte por el acelerón en el crecimiento del negocio. Los ingresos se situaron en 4.343 millones de euros, un 13% más frente al anterior ejercicio y, también, un nuevo máximo histórico, con un fuerte crecimiento en el negocio de defensa y seguridad. Este finalizó el año generando unos ingresos de 817 millones, un 23% más, cifra que representa casi el 19% de la facturación total, cuando en 2022 fue del 17,2%. Junto al negocio de transporte, con el que forma una de las dos ramas en las que Indra divide su negocio, la facturación fue de 1.576 millones, un 10% más y el 36% del total. Esta, además, fue la división que más aportó al ebitda del grupo, con 236 millones (un 18,3% más) de los 446 con los que cerró el ejercicio (+11,4%).

Minsait, la filial que recoge los negocios de servicios financieros, tecnología, energía, sanidad o administraciones públicas, generó unas ventas de 2.767 millones, un 10% más, el 64% de toda la facturación, con un ebita de 210 millones, un 4,6% más. Como publicó este periódico, Indra analiza la venta de una participación minoritaria en este negocio, junto a otras desinversiones en activos no estratégicos.

En el crecimiento de la facturación también juega un papel relevante la participación de las compañías adquiridas durante el último año, con una contribución de124 millones a las ventas. Entre las operaciones del año resalta la entrada en el 9,5% del capital de ITP Aero, además de las adquisiciones de las de la tecnológica cordobesa Deuser, la de la firma de ciberseguridad ICASys, o de la de servicio de pagos Pecunpay, todas ellas para reforzar el negocio de Minsait. En el lado de transporte y defensa están las adquisiciónes de la línea de negocio aéreo de Selex en EE UU y de la británica Park Air.

A cierre del año, Indra contaba con una cartera de pedidos de 6.776 millones, un 7,8% más y también un nuevo récord, con una contratación neta de 4.583 millones, un 3% menor.

“Durante 2023 los ámbitos de defensa y tecnología han continuado creciendo y nosotros hemos realizado un importante esfuerzo de mejora continua en el trabajo que realizamos para nuestros clientes. Creemos que tenemos un gran punto de partida para nuestro nuevo Plan Estratégico”, dice en una nota de prensa el presidente de Indra, Marc Murtra. La compañía presentará dicho plan el próximo 6 de marzo. Este, según el consejero delegado, José Vicente de los Mozos, “será el inicio para un futuro de crecimiento constante de Indra”.

La firma reporta una deuda neta (deuda financiera bruta descontados efectivo y equivalenes) de 106,8 millones, más del doble que en 2022, que la compañía explica por los 284 millones destinados a adquisiciones, los 44 millones abonados en concepto de dividendos y la adquisición de 33 millones en acciones propias.

La compañía ha decidido pagar un dividendo de 0,25 euros por título, en línea con lo repartido el año pasado. Este será abonado el 11 de julio.

Para 2024, Indra prevé alcanzar una facturación superior a los 4.650 millones, que implicaría un crecimiento de al menos el 7%, y un ebit por encima de los 400 millones, por los 347 con los que acabó 2023.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela