jueves, febrero 29

conoce los beneficios de estar a 110 grados bajo cero

La crioterapia es un tratamiento físico que utiliza el frío como herramienta para afrontar diversas afecciones y estimular el bienestar corporal. Puede aplicarse de forma localizada en una parte específica del cuerpo o abarcando todo el organismo, En ambos casos, buscando generar una disminución del calor local o una reacción sistémica en el cuerpo respectivamente.

«Los avances producidos en este terreno aportan diferentes técnicas y métodos para lograr buenos resultados, y la elección dependerá del objetivo terapéutico y de las necesidades individuales del paciente», explica el doctor Manuel Leyes, jefe de servicio de Traumatología de Olympia Quirónsalud, centro que dispone de una novedosa sala de crioterapia multihabitáculo, Ice Lab Pro, con la que se consiguen temperaturas constantes y controladas de hasta -110 grados.

¿Pero en qué casos pueden resultar beneficiosas estas temperaturas tan bajas? Una de las características sobresalientes de la crioterapia es su efecto sistémico, es decir, su capacidad para afectar a todo el cuerpo. Por ejemplo, la liberación de endorfinas durante el tratamiento no solo reduce los síntomas en una articulación específica, sino que también proporciona una sensación general de bienestar en todo el organismo.

En cuanto a las indicaciones de la crioterapia, el doctor Leyes señala que es especialmente efectiva en el ámbito del aparato locomotor, donde se utiliza para tratar patologías inflamatorias y dolorosas. Entre los casos más comunes se encuentran la artritis, la artrosis, los procesos reumatológicos, la fibromialgia, el dolor crónico, las sobrecargas posteriores al ejercicio, los traumatismos deportivos la recuperación de lesiones musculares, tendinosas y ligamentosas, e incluso en el postoperatorio y previo a las sesiones de rehabilitación.

Los avances producidos en este terreno aportan diferentes técnicas y métodos para lograr buenos resultados, y la elección dependerá del objetivo terapéutico y de las necesidades individuales del paciente

Manuel Leyes

Jefe de servicio de Traumatología de Olympia Quirónsalud

Los tratamientos de crioterapia más sofisticados del mercado utilizan la aplicación de frío en todo el cuerpo, incluyendo la cabeza. El paciente es expuesto a tres cambios de temperatura en progresión decreciente. La sala multihabitáculo de Olympia consta de tres cámaras con diferentes temperaturas, desde -10°C hasta -60°C, para aclimatar al cuerpo durante 20 segundos antes de ingresar en el habitáculo principal, donde se alcanzan hasta -110°C, durante un máximo de tres minutos.

Los beneficios de este tratamiento se basan en el principio de «estímulo-reacción-adaptación» del organismo ante los agentes físicos, e incluyen su efecto antiinflamatorio, analgésico y reductor del estrés oxidativo. Además, optimiza los procesos metabólicos al activar la microcirculación vascular a nivel muscular.

«Se trata de una terapia idónea para optimizar la recuperación postejercicio y postcompetición en deportistas, así como para ayudar en la recuperación de lesiones y dolores crónicos. También se están abriendo programas para mejorar los síntomas de pacientes con fibromialgia, en un enfoque multidisciplinario pionero», explica el traumatólogo de Olympia Quirónsalud.

Pocas contraindicaciones

Así como este tratamiento por crioterapia tiene indicaciones muy relevantes, también se debe tener en cuenta en qué casos no es recomendable la aplicación de esta técnica. Por ejemplo, cuando el paciente tiene mucha sensibilidad al frío o cuando tiene nervios lesionados que están en recuperación. Tampoco se debe aplicar en el caso de padecer la enfermedad de Raynaud -una patología en la que las arterias pequeñas que irrigan sangre a la piel se estrechan- o enfermedades que puedan alterar la sensibilidad. Se trata, en todo caso, de pocas contraindicaciones.

En conclusión, la crioterapia es un tratamiento natural, rápido y eficaz que tiene unos notables resultados analgésicos y antinflamatorios. Está indicado tanto en patologías osteoarticulares, dermatológicas, dolor y fatiga crónica (alivio o erradicación del dolor crónico, efecto antiinflamatorio, psoriasis y dermatitis, fatiga crónica) y para la optimización del rendimiento deportivo, consiguiendo además efectos beneficiosos en el sistema endocrino, nervioso e inmunológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *