Una mutación genética que afecta al 25% de los perros labradores los predispone a sufrir obesidad

Los labradores son muy conocidos por ser perros activos, inteligentes y, sobre todo, muy comilones. Quizá por eso no sorprende demasiado cuando, de vez en cuando, nos cruzamos con algún perro de esta raza con unos kilos de más. ¿Pero a qué se debe este fenómeno? Según desvela una investigación publicada en la revista ‘Science Advances’, al menos una cuarta parte de los labradores tienen una mutación genética muy específica que los predispone a sufrir obesidad. Se trata de un factor genético hereditario que afecta, por un lado, a sus niveles de hambre y, por otro, a su predisposición a realizar actividad física.