Una cardióloga explica cuál es el alimento que se toma a diario en España que ella no come «jamás»

El colesterol es uno de los mayores enemigos de la salud cardiovascular, y la buena alimentación es la mayor frontera para minimizarlo. En España, aunque la dieta mediterránea está muy presente, la costumbre de los aperitivos puede suponer un problema añadido. En concreto, según una de las cardiólogas más prestigiosas del mundo, el típico snack en forma de patatas fritas es un serio problema.

Elizabeth Klodas, cardióloga de la Clínica Mayo y fundadora de la entidad ‘Step One Foods’, ha puesto en alerta a la población sobre la gran cantidad de alimentos procesados y, en concreto, las bolsas de patatas fritas de este tipo que se consumen en todo el mundo.

Especialista en la lucha contra el colesterol y cuyos estudios se basan en cómo reducirlo, ha advertido en sus últimos artículos que este tipo de refrigerio pone en serio peligro la salud del corazón de las personas.

Las alternativas a las patatas fritas de bolsa

Este tipo de comida ‘basura’ es algo que todos los usuarios deberían desechar de su dieta. «En un año, comer solo una bolsa de patatas fritas del tamaño de un aperitivo todos los días podría agregar aproximadamente 3/4 de tazas de sal al cuerpo, y agregar hasta 15 libras (casi 7 kilos). Demasiado sodio puede elevar la presión arterial y un aumento de peso significativo puede afectar negativamente el colesterol y el azúcar en sangre», afirma la doctora Klodas, en un artículo de la CNBC, canal del que es colaboradora, que ha sido ampliamente replicado en todo el mundo.

«Demasiado sodio puede elevar la presión arterial y un aumento de peso significativo puede afectar negativamente el colesterol y el azúcar en sangre»

Elisabeth Klodas

Cardióloga

Esta cardióloga pone también el foco en otros aperitivos, como los nachos que se suelen usar para ‘dipear’ con queso, los crujientes de maíz o similares, cuyo alto contenido en aditivos y bajo en fibra y otros nutrientes es un serio enemigo de la salud cardiovascular, pero un aliado para la llegada de posibles infartos o problemas similares.

La doctora Klodas da varios ejemplos de alimentos que pueden servir como alternativas.

  • Hummus con verduras

  • Nueces crudas

  • Frutas

En definitiva, remata la doctora Klodas, como alternativa a cualquier alimento poco saludable se deben buscar opciones que contengan fibra alimentaria integral, ácidos grasos omega-3, antioxidantes y aceites vegetales que ayuden a reducir el colesterol. Y, como decía el especialista en nutrición y gastronomía Michael Pollan, «si tienes hambre, come una manzana. Si no quieres la manzana, no tienes hambre».