Toni Kroos anuncia su retirada del fútbol al final de la temporada | Fútbol | Deportes

Toni Kroos anuncia su retirada del fútbol al final de la temporada | Fútbol | Deportes

Toni Kroos cumplió su promesa. Siempre dijo que se retiraría del fútbol en lo más alto de su nivel, y así será. El centrocampista alemán del Real Madrid anunció este martes, a través de su podcast, que esta es su última temporada en activo. Disputará la final de la Champions con el equipo blanco el 1 de junio en Londres contra el Dortmund, en verano volverá a defender a su país en la Eurocopa, y ahí acabará su viaje en los campos. A los 34 años y después de una de las mejores campañas de su carrera. Dicho y hecho. “He pensado muchos meses qué hacer y la verdad es que hay pros y contras, como siempre, pero estoy convencido de que es lo que quiero. Es la decisión correcta para mí”, afirmó en su discurso en castellano de poco más de cuatro minutos.

La argumentación de su adiós siguió la línea de lo que llevaba campañas afirmando. Buscaba una despedida lo más arriba posible. “Siempre he querido que, si en unos años habláis de Toni Kroos, recordéis cómo fui. Siempre quería estar a la altura de lo que tengo ahora y siempre lo he dicho: cuando me vaya del Madrid, me iré del fútbol. La gente dice que puedo jugar unos años más y a lo mejor es así, pero no quiero llegar a un punto en que la gente piense por qué todavía sigo, que no tengo nivel, o estoy en el banquillo, no disfruto… Ahí no quiero llegar. Por eso, quiero acabar en el mejor momento. Y el mejor momento es ahora”, explicó el germano, que recordó que su idea siempre fue retirarse en el Real Madrid. “Esta temporada es una de las mejores que he jugado y creo que es un momento muy bueno para dejarlo”, insistió.

El curso pasado, con el contrato a punto de extinguirse, su continuidad ya fue una de las incógnitas que no se resolvieron hasta el último momento. Finalmente, renovó un año más, pero su conocida intención de no alargar mucho la carrera hizo que la duda volviera de nuevo a escena a principios de año. Hace tres meses, durante una comparecencia pública monopolizada por su futuro, ya dejó caer que su trayectoria la estaba estirando más de lo que al principio pensaba. “Empecé muy joven de profesional, con 17, en el Bayern. Pensaba que aguantaría 15 años y ya está. Pero tener todavía ganas y motivación me sorprende más que mi cuerpo”, explicaba entonces, cuando aseguraba que la decisión aún no la había tomado.

Kroos, campeón del mundo con Alemania en 2014, acumula en el Madrid 22 títulos (cuatro Champions, cuatro Ligas, una Copa, cinco Mundiales de Clubes, cuatro Supercopas de Europa y cuatro Supercopas de España), aunque en la final de Londres de dentro de 10 días aspira a una última misión histórica: igualar a Paco Gento con seis Copas de Europa (logró también una con el Bayern), el jugador de la historia con más orejonas. Un objetivo que también persiguen Carvajal, Nacho y Modric (ellos alzaron los cinco títulos con los blancos). Con la escuadra muniquesa también consiguió tres Bundesligas y tres Copas.

Otras interrogantes

Su salida resuelve una de las dudas que tenía el club blanco en este final de curso. Modric, Nacho y Lucas Vázquez son los otros jugadores que también terminan contrato. Sin embargo, su caso era el más sensible por la influencia que ejerce sobre el funcionamiento del equipo. Después de arrancar el curso en el banquillo, el alemán se volvió más imprescindible que nunca en una temporada casi impoluta de los blancos, a la espera de la final de Londres. Desde que llegó al Bernabéu en 2014 procedente del Bayern por 25 millones, ha sido fijo para todos los técnicos (Ancelotti en las dos épocas, Rafa Benítez, Santiago Solari y Zinedine Zidane), pero en pocas campañas como esta su dirección del juego ha resultado tan grande. Blindado por el vigor físico de los jóvenes, Kroos se ha visto beneficiado por una estructura de equipo que ha multiplicado sus dotes organizativas y ha aliviado sus dificultades en defensa. Esa ha sido la plataforma en la que ha ofrecido uno de los mejores rendimientos de su carrera.

Su adiós abre un agujero en el Madrid por su importancia y porque, salvo los minutos que todavía pudiera ofrecer el infinito Modric si finalmente renueva (camino de los 39 años), en la actual plantilla blanca no existe ahora ningún medio con una capacidad tan acreditada para mover el ritmo del conjunto de Carletto. La actuación que dejó hace menos de un mes en Múnich, en la ida de las semifinales de la Champions, para sostener a un Madrid zarandeado en el arranque de partido, simboliza la ascendencia sobre sus compañeros y el roto que deja su retirada.

Su participación en la Eurocopa con la selección alemana, de la que se había ido hace tres años, significará el final de Toni Kroos, el jugador que no se desdijo. Dijo que se marcharía en lo más alto posible y lo ha cumplido.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.