Swiatek impone su ritmo, rinde a Keys y avanza a la final del Masters de Madrid | Tenis | Deportes

Swiatek impone su ritmo, rinde a Keys y avanza a la final del Masters de Madrid | Tenis | Deportes

A día de hoy no hay competidora más fiable en el circuito femenino que Iga Swiatek, la número uno del mundo, la jugadora que reina en el tenis desde que se retiró Ashleigh Barty en marzo de 2022. Se ve desde el principio este jueves en el Masters de Madrid, donde la polaca avasalla a Madison Keys (6-1, 6-3, 1h 11m) con su dominio formidable desde la línea de fondo en sus decimoquintas semifinales de un WTA 1000, el récord en una jugadora de solo 22 años que ya ha conquistado cuatro grandes. Con el estadio Manolo Santana prácticamente lleno, con decenas de polacos en las gradas animando a su figura —había unas 15 banderas del país—, Swiatek impone su ritmo endiablado, su frontón al otro lado de la red para rendir a la estadounidense (20ª del ranking) con un doble break en cada set y agarrar el billete para la final (sábado, a las 18.30, en Teledeporte y Movistar) del único gran torneo sobre tierra batida que le falta tras alzar tres Roland Garros y dos coronas en Roma. Después de caer en 2023 en el último peldaño ante Sabalenka (2ª), enfrente estará Rybakina (4ª) u otra vez la potente bielorrusa (juegan este viernes no antes de las 21.30, Tdp y Movistar), la única tenista que ha puesto en duda su hegemonía desde que esta comenzó hace más de dos años.

Hay en el circuito muy pocas tenistas capaces de seguir el ritmo de Swiatek. La polaca tal vez no es la más virtuosa, y seguro que no es la que más fuerte le pega a la bola, pero sí la más sólida, una competidora de titanio. Lo sufre Keys, una tenista de 29 años que sabe lo que es jugar una final de Gran Slam (US Open 2017) y ganar un WTA 1000 (Cincinnati Open 2019), pero que hoy ve cómo la polaca la castiga desde la línea de fondo con una cadencia que no puede aguantar. “Estoy muy contenta de haber tenido un juego tan sólido hoy. Madison no es una jugadora fácil a la que enfrentarse, tiene un juego muy rápido y un gran servicio. Estuve muy centrada y estoy contenta de haber seguido mi táctica”, dice a pie de pista tras el triunfo Swiatek, que dedica unas palabras en polaco a sus compatriotas que hoy se han acercado al estadio.

Keys tiene un gran saque y una derecha potente, y es la tercera estadounidense en alcanzar las semifinales de los dos WTA 1000 de tierra (Madrid y Roma) después de que lo hicieran las hermanas Williams, pero sus armas no hacen esta tarde mella en la polaca. Swiatek, camiseta blanca de manga larga por el tiempo plomizo que luce estos días en Madrid, parece a veces un robot sobre la línea de fondo. Tiene un juego de pies fantástico —apoyado en unas piernas fortísimas— con el que neutraliza el servicio y la derecha de su rival, incapaz de seguir el ritmo que propone. En un pispás, se coloca 3-0 arriba en el primer set (se lleva 14 puntos de los primeros 17) y la amenaza de un rosco (un 6-0) crece cuando se pone 0-30 en el segundo saque de la estadounidense. Keys responde con un par de aces, pega dos buenas derechas ganadoras, se lleva el juego y resopla: es el único que logra en la primera manga.

El tenis de Swiatek es tan preciso que por momentos parece un péndulo. “¡Ay ay ay!”, grita cuando se le escapan dos derechas consecutivas en los primeros compases del segundo set. Los dos errores no forzados ayudan a Keys a cerrar el primer juego del parcial, el único momento en el que tiene ventaja en el marcador. Pero la número uno no permite que haya más historia esta tarde en el barrio de San Fermín: se centra de nuevo, vuelve a percutir con su erosión, con ese ritmo de bola que casi nadie aguanta, rompe el servicio de la estadounidense al siguiente intento y lo vuelve a hacer para ganar el choque con otro break.

En la sala de prensa, preguntada por cómo se siente ahora mismo con su nivel de tenis, Swiatek dice que “muy confiada”. Espera rival para el sábado, ya sea Rybakina o Sabalenka, que en 2023 le arrebató el número uno entre septiembre y noviembre y en Madrid la tumbó en mayo en una de las finales más emocionantes de la historia del torneo: “Será un desafío, sea quien sea [la rival], y será duro. Yo estaré lista”.

Swiatek, este jueves durante el partido ante Madison Keys en el estadio Manolo Santana, en la Caja Mágica (Madrid).Susana Vera (REUTERS)

Medvedev se retira y Alcaraz mantiene el ranking

Daniil Medvedev, el número cuatro del mundo, se ha retirado lesionado esta noche en los cuartos de final del Madrid Open ante Jiri Lehecka. El ruso ha decidido abandonar el choque tras perder el primer set por 6-4 —en el que ya había tenido que pedir asistencia médica— y comprobar que no podía correr con normalidad por unas molestias en la zona interna del muslo izquierdo. Su retirada le impide quitarle a Carlos Alcaraz el tercer puesto del ranking, ya que iba a desbancar al jugador español si ganaba su partido.

Lehecka, que derrotó a Rafa Nadal en dos sets en los octavos de final, se medirá mañana en semifinales con el canadiense Felix Auger-Aliassime (16.00, Tdp y Movistar), que también ha accedido al penúltimo escalón del torneo tras la baja de Jannik Sinner. El italiano, de 22 años, anunció el miércoles que no iba a saltar a la pista hoy por unas molestias en la zona derecha de la cadera. La otra semifinal masculina enfrenta también el viernes a Taylor Fritz con Andrey Rublev (20.00, Tdp y Movistar).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.