jueves, febrero 22

LLUVIA ESTRELLAS 2023 | Cuándo, cómo y dónde ver la lluvia de dracónidas este año

No es una lluvia de estrellas especialmente llamativa por el número de meteoros que se pueden ver en el cielo, aunque sí destaca la lentitud con que dibujan su trazado, ya que van a solo 20 kilómetros por segundo, frente a los 70 de otros meteoros, lo que permite, si las condiciones son favorables, ver cómo esa estrella fugaz se desliza suavemente por el cielo.

Se trata de la lluvia de estrellas provocada por las dracónidas, que se producen cuando la órbita de la Tierra se cruza con las nubes de partículas que deja en su trayectoria el cometa 21P/Giacobini-Zinner. Cuando uno de esos fragmentos entra en contacto con la atmósfera terrestre, se calcina por la fricción con el aire creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz. El radiante -o lugar de donde parecen salir las estrellas fugaces- de las dracónidas se encuentra en la constelación de Draco o el Dragón: de ahí el nombre.

La lluvia de dracónicas podrá observarse entre este viernes y el martes día 10, siendo la noche de este domingo al lunes (del 8 al 9) cuando se registrará su máxima actividad, antes empezar a decaer y desaparecer por completo el martes.

A simple vista

Este año será un buen año para la observación de las dracónidas, puesto que su momento de máxima actividad se producirá con la luna decreciendo (la luna nueva o novilunio tendrá lugar el 14 de octubre). Durante la primera parte de la noche del día 8, la luna no habrá salido por el horizonte, por lo que la observación de las dracónidas se podrá realizar en buenas condiciones en el momento en el que su radiante alcanza su punto más elevado.

Además, las predicciones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meteorología apuntan a cielos poco nubosos en gran parte de la península y en los dos archipiélagos para el día 6, aunque el día 8 aumentará la nubosidad en la costa mediterránea y Baleares.

Noticias relacionadas

Mucho menos populares que otras lluvias de estrellas, las dracónidas han protagonizado sin embargo importantes acontecimientos astronómicos, como el que tuvo lugar la noche del 8 de octubre de 2011, cuando se vieron más de 400 meteoros por hora y restos muy grandes procedentes de un cometa, un descomunal bólido que trazó un recorrido brillante perfectamente visible desde la Tierra, con un peso de unos seis kilos, cuando el tamaño de cada una de las «lágrimas» es similar a un grano de arena o a una lenteja.

Los mejores consejos para intentar verlas a simple vista es, como ocurre con cualquier alejarse de los núcleos urbanos para que haya menos contaminación lumínica; instalarse en el lugar de observación con tiempo para que la vista se acostumbre a la oscuridad, y, en este caso, dirigir la mirada hacia arriba y en dirección norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *