jueves, febrero 29

Las cinco extinciones que ha sufrido la Tierra: ¿podría suceder una sexta?

Durante los 450.000 millones de años que tiene la Tierra, ha ido acumulando extinciones masivas que han llegado a arrebatar el 90% de las especies que habitaban. En la historia del gigante se han documentado por lo menos cinco de estas extinciones. La más ocurrió hace 65 millones de años, al final del período Cretácico, y acabó con el ‘Parque Jurásico‘, es decir, con los dinosaurios, además de muchas otras especies.

Según ya apuntaba el ‘National Geographic’ en 2019 existen cinco extinciones masivas, que tuvieron lugar en la Tierra millones de años atrás. Un estudio publicado en 2017 en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ ya afirmaba que podría darse una sexta.

La primera: Extinción del Ordovícico-Silúrico

Hace 443 millones de años se produjo la primera extinción masiva del Ordovícico-Silúrico. Duró entre 500.000 y 1 millón de años y, como consecuencia, un 86% de las especies desaparecieron.

Durante este periodo, la era Paleozoica, los seres vivos se encontraban únicamente en el océano. Las causas de este fin de época, se produjo por los cambios a nivel del mar que tuvieron lugar en la Tierra. Los niveles del mar se desplomaron decenas de metros, fue la segunda peor extinción en masa conocida por la ciencia: se estima que acabó con el 85 % de las especies existentes

La segunda: Extinción del Devónico-Carbonífero

Hace 419 millones de años comenzó el Devónico, hoy conocido como «la era de los peces«, por la presencia de trilobites, la diversificación de peces y de arrecifes. Este periodo duró 3 millones de años y el 82% de las especies desaparecieron, hasta el momento se contabilizaban 70 familias de estos animales, aunque solo 17 sobrevivieron.

Cuando la Tierra se hizo verde se produjo la segunda extinción masiva: las plantas cubrieron el paisaje formando grandes bosques que se poblaron de invertebrados como miriápodos, arácnidos y los primeros insectos.

La tercera: Extinción del Pérmico-Triásico

Se dice que esta fue la extinción más grave y fue denominada la «Gran Mortandad», ya que este periodo duró 1 millón de años y como consecuencia el 96% de las especies desaparecieron a lo largo de unos 60.000 años. «Los bosques del mundo quedaron arrasados y no se recuperarían del todo hasta unos 10 millones de años después», explican en ‘National Geographic’.

De las cinco extinciones mencionadas fue la que acabó con la mayor cantidad de especies de insectos y los ecosistemas marinos tardaron entre cuatro y ocho millones de años en recuperarse. La causa principal de su desaparición fueron los ‘traps’ siberianos, un complejo volcánico inmenso que entró en erupción y expulsó tres millones de kilómetros cúbicos de lava sobre la actual Siberia. 

La cuarta: Extinción del Triásico-Jurásico

Después de la «Gran Mortandad» la Tierra tuvo que recuperarse. La extinción del Triásico-Jurásico sucedió hace 210 millones de años y como consecuencia el 76% de las especies desaparecieron.

«Las criaturas constructoras de arrecifes empezaron a afianzarse y una vegetación exuberante cubrió la tierra, preparando el terreno para un grupo de reptiles llamados arcosaurios: los precursores de las aves, los cocodrilianos, los pterosaurios y los dinosaurios no aviares», apuntan en el citado medio.

La causa de esta extinción fue que, ya que a finales del Triásico, la Tierra se calentó una media de entre 2,7 y 6 grados Celsius debido a la cuadruplicación de los niveles atmosféricos de CO2.

La quinta y última: Extinción del Cretácico-Paleógeno

La extinción del Cretácico-Paleógeno es la extinción en masa más reciente y la única vinculada de forma definitiva al impacto de un gran asteroide. Aunque aún no se conoce la duración exacta, sí que se sabe que se extinguió casi el 76 % de las especies del planeta, entre ellas los dinosaurios no aviares.

Noticias relacionadas

Esta extinción es la más conocida por todos porque es la época que dio la muerte a los dinosaurios. El planeta se dividía en dos: en el océano reinaban los ammonites, una especie de moluscos cefalópodos a cuya familia pertenecen hoy en día el pulpo o los chipirones; y en suelo terrestre, el reino pertenecía a los dinosaurios. Un asteroide suficientemente grande como para crear un cráter, sería lo que pondría punto y final a estas criaturas.

¿Podría suceder una sexta?

Los autores de un estudio publicado en 2017 en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘ afirmaron que podría suceder una sexta extinción para el año 2100: «desde un punto de vista cuantitativo, es más severa de lo que se percibe cuando se mira exclusivamente a extinciones de especies», aseguran los expertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *