domingo, mayo 26

La diabetes puede acelerar el crecimiento del cáncer de sangre

Los pacientes con mieloma múltiple, un cáncer de la sangre de las células plasmáticas de la médula ósea, que también tienen diabetes tienen una supervivencia general reducida en comparación con aquellos sin diabetes. En un análisis de subgrupos, esta diferencia en la supervivencia debido a la diabetes se observó en pacientes blancos pero no en pacientes de raza negra, según un estudio publicado en ‘Blood Advances ‘.

El mieloma múltiple es el segundo cáncer de sangre más común en los EE. UU. y afecta desproporcionadamente a adultos negros no hispanos, en quienes es el cáncer de sangre más común.

Si bien los investigadores son conscientes desde hace mucho tiempo del mayor riesgo de mieloma múltiple en pacientes con diabetes, este es el primer estudio que examina las disparidades raciales en las tasas de supervivencia entre quienes viven con estas afecciones comórbidas.

«Sabíamos por estudios anteriores que los pacientes con mieloma múltiple y diabetes tienen tasas de supervivencia más bajas», explica Urvi Shah, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center. «Pero lo que no sabíamos es en qué se diferencian estos resultados entre razas. La diabetes es mucho más común en personas de raza negra que en personas de raza blanca, y queríamos comprender si esta diferencia puede influir en los resultados de salud entre los pacientes con ambas afecciones».

Los investigadores llevaron a cabo un estudio retrospectivo, recopilando datos de registros médicos electrónicos de 5,383 pacientes con mieloma múltiple de dos centros médicos académicos: el Memorial Sloan Kettering Cancer Center y la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai. El quince por ciento de los pacientes incluidos tenían un diagnóstico de diabetes (el 12% de los pacientes blancos y el 25 por ciento de los pacientes negros).

Shah y sus colegas observaron que entre los pacientes con mieloma, aquellos con diabetes tenían tasas de supervivencia más bajas que aquellos sin mieloma. Sin embargo, al analizar los resultados por raza, encontraron que, si bien los pacientes blancos con mieloma y diabetes tenían tasas de supervivencia más bajas que aquellos sin diabetes, no observaron este hallazgo entre los pacientes negros.

«Lo que no esperábamos ver aquí era que la diabetes en realidad se asociara con peores resultados de supervivencia entre las personas blancas con mieloma, pero no entre las personas negras», asegura.

Se sabe que, en general, el riesgo de desarrollar diabetes aumenta con la edad. Los hallazgos del estudio también muestran que la supervivencia general disminuyó con la edad. Sin embargo, cabe destacar que en esta cohorte la diabetes fue un 50% más prevalente entre los pacientes negros de 45 a 60 años que los pacientes blancos mayores de 60 años. Los pacientes más jóvenes pueden tolerar mejor los tratamientos para el mieloma múltiple que las personas mayores, y estas diferencias podrían explicar algunas de las diferencias raciales que los investigadores observaron en los resultados de supervivencia.

Al investigar los mecanismos detrás de estos hallazgos, los investigadores observaron que en modelos de ratones genéticamente modificados, los tumores de mieloma múltiple crecían más rápidamente en ratones diabéticos no obesos que en los controles no diabéticos.

Después de estudiar los mecanismos biológicos que subyacen al crecimiento tumoral en estos ratones, los investigadores encontraron que una señal relacionada con la insulina estaba sobreactivada en los ratones diabéticos, lo que los llevó a creer que los niveles más altos de insulina asociados con la diabetes pueden acelerar el crecimiento del cáncer.

«En mi propia práctica, trabajo con muchos pacientes con mieloma múltiple y diabetes. Y, por lo general, el tratamiento del mieloma múltiple implica muchas rondas de quimioterapia», afirma Shah. «Pero este estudio sugiere que también podemos mejorar aún más los resultados de los pacientes si tratamos la diabetes al mismo tiempo».

Es de destacar que este estudio fue retrospectivo y sus hallazgos no tienen en cuenta cómo la calidad de la atención que reciben los pacientes con diabetes puede afectar los resultados de supervivencia, algo que el Dr. Shah se esfuerza por comprender mejor con investigaciones futuras. Otras limitaciones incluyen que la raza fue autoinformada y se limitó a los centros académicos a los que se remitió a los pacientes incluidos para recibir atención.

En el futuro, los expertos pretenden identificar terapias que detengan tanto el desarrollo del mieloma múltiple como la vía de señalización hiperactiva de la insulina que creen que puede ser prevalente en pacientes con mieloma múltiple y diabetes. El Dr. Shah también está investigando cómo se pueden alterar los factores de riesgo modificables, como el microbioma y la dieta, para mejorar los resultados del cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *