El diario británico ‘The Guardian’ lanza un mensaje europeísta con una nueva edición en el continente | Internacional

El mejor modo de mantener la llama europeísta en el Reino Unido, creen los que no se resignan, es hablar menos del Brexit y más de Europa. El diario británico The Guardian, una de las cabeceras del periodismo británico más respetadas en todo el mundo por el rigor de su información y su visión progresista, ya decidió, con sus ediciones internacional, estadounidense y australiana, que el mundo que iba a cubrir no se reducía a una isla. Ahora ha dado un paso más —ya lo había dado, en gran parte, con sus coberturas informativas diarias— y ha decidido que el continente que hay al otro lado del canal de la Mancha también es su campo de juego. Desde este miércoles, los lectores de la versión digital del diario, que se publica en abierto aunque con un sistema de suscripciones y aportaciones voluntarias de dinero, podrán escoger una nueva Edición Europea, con un solo clic en la parte superior derecha de la página web.

“La idea es aplicar una lente europea a la hora de abordar los asuntos europeos, pero también las grandes cuestiones globales”, explica la directora de The Guardian, Katharine Viner. “Muchos de los grandes asuntos de nuestra época se están desplegando de un modo espectacular en Europa. Ya sean las consecuencias del cambio climático, el nacionalismo, la migración, las cuestiones de identidad, incluso todo lo relacionado con la nueva regulación de la tecnología o el dinero del petróleo que se invierte en los deportes”, señala la periodista.

The Guardian sufre los mismos apuros económicos para sostener un periodismo de calidad que la mayoría de los periódicos, pero depende de un sólido fideicomiso, el Scott Trust (hoy sociedad anónima), que reinvierte en el diario todos los beneficios y garantiza, frente a todo interés, su libertad editorial. Esa seguridad económica, combinada con la fidelidad y ayuda financiera de miles de lectores, más los ingresos publicitarios, han permitido al diario sostener en el tiempo una calidad periodística notablemente deteriorada en gran parte de la prensa británica.

Su edición estadounidense cuenta con cuarenta millones de usuarios únicos cada mes, y la australiana con 7,1 millones. La nueva Edición Europa se ha situado, desde el comienzo de su publicación este miércoles, en la segunda más visitada de todas las del diario, después de la de EE UU.

Más allá del Brexit

El diario The Guardian se posicionó como el que más contra el Brexit durante la campaña previa al referéndum de 2016, pero la voluntad perseguida con esta nueva Edición Europa no es tanto recuperar un debate que dejó tras de sí una sociedad fragmentada para al menos una generación, como contribuir, con un esfuerzo a largo plazo, a reforzar y reconstruir los puentes rotos. “No se trata de un proyecto en torno a la UE, sino en torno a Europa. Somos orgullosamente europeos. Un cierto porcentaje del Reino Unido se ha alejado de Europa. Nosotros queremos volver la mirada hacia Europa. Nos sentimos muy europeos, somos felices de ser europeos, y el tipo de periodismo que proponemos expresa claramente esa convicción. No se lee como un periodismo con una visión exclusivamente británica”, defiende Viner.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Al menos 180.000 de los lectores que The Guardian tiene en Europa, según ha explicado Anna Bateson, la directora ejecutiva del Guardian Media Group, contribuyen voluntariamente con aportaciones mensuales a la financiación del periódico. Los cálculos a medio y largo plazo de los responsables del diario tienen en cuenta que son ya cerca de cien millones de personas en el continente europeo las que se sienten cómodas a la hora de leer en inglés.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites