Crece la presión internacional a Israel para investigar la tragedia de los camiones con ayuda en Gaza | Internacional

Desde el secretario general de la ONU, António Guterres, a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se han sucedido este viernes los llamamientos internacionales a investigar uno de los episodios más graves en los casi cinco meses de guerra en Gaza. Se trata de la muerte en la víspera de más de 100 personas en la capital, Ciudad de Gaza: parte por disparos de soldados israelíes que abrieron fuego, parte aplastados por el convoy con ayuda humanitaria que perseguían para paliar el hambre generada por la invasión, según las primeras hipótesis de un episodio aún no aclarado en el que divergen las versiones.

Guterres se ha declarado “horrorizado” por la matanza y ha puesto el énfasis en la “desesperación” de los civiles gazatíes, en particular en el norte de la Franja —donde asaltaron el convoy— porque apenas llega ayuda humanitaria y cientos de miles de residentes presentan los índices más altos de desnutrición. El secretario general de la ONU, muy criticado en Israel por subrayar que el ataque de Hamás el pasado 7 de octubre “no viene de la nada”, ha reiterado su llamamiento a “un alto el fuego humanitario y a la liberación incondicional de todos los rehenes”, en referencia a los 134 que las milicias aún retienen en Gaza. Las muertes del jueves han frenado, de hecho, las negociaciones para que sean canjeados por la excarcelación de presos palestinos y una tregua temporal, según ha admitido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien ha añadido que su país lanzará ayuda humanitaria desde el aire para aliviar la escasez de alimentos que sufre la población de la Franja.

A la petición de una investigación no se han sumado solo las voces más críticas, sino otras más cercanas a Israel, como su principal aliado, Estados Unidos, o Alemania, que provee armas al país y lo apoyará en refutar la acusación de genocidio presentada por Sudáfrica en el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. “Los ciudadanos querían conseguir suministros humanitarios para ellos y sus familias y se encontraron con la muerte. Las informaciones desde Gaza me conmocionan. El ejército israelí debe explicar plenamente cómo pudo haber ocurrido un pánico masivo y los tiroteos”, ha escrito en la red social X la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock. En el texto no figura la palabra “independiente”, que Israel suele rechazar. Considera inapropiado ese término porque, según argumenta, ya investiga internamente todos los incidentes, y suele definir a su ejército como “el más moral del mundo”.

También la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se ha declarado este viernes “profundamente consternada” por la matanza y ha pedido en las redes sociales que se realicen “todos los esfuerzos” posibles para “investigar lo sucedido” y “garantizar la transparencia” de dichas pesquisas. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha exigido una “investigación independiente inmediata” y que “los responsables respondan” por sus actos ante la justicia. Ambos han exhortado además indirectamente a Israel a cumplir con la legislación internacional: “Estamos con los civiles, instamos a su protección de acuerdo con el derecho internacional”, dijo Von der Leyen, a quien al principio del conflicto se le achacó una postura demasiado proisraelí (que ha matizado en los meses posteriores). Michel se ha declarado “conmocionado y repugnado por la matanza de civiles inocentes en Gaza mientras aguardaban, desesperados, ayuda humanitaria” y ha advertido de que “el derecho internacional no permite dobles estándares”.

“Esas muertes son totalmente inaceptables”, ha dicho horas antes el alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell. En otro mensaje en X, ha recordado además que “privar a la gente de ayuda alimentaria constituye una violación grave del derecho humanitario internacional” y ha exigido que se “garantice” el acceso a Gaza de ayuda humanitaria “sin obstáculos”.

Francia ha empleado el tono más duro. Su presidente, Emmanuel Macron, ha exigido “verdad y justicia” sobre el papel de los militares israelíes en el incidente. “Profunda indignación ante las imágenes procedentes de Gaza en las que civiles han sido atacados por soldados israelíes. Expreso mi más enérgica condena de estos disparos y hago un llamamiento a la verdad, la justicia y el respeto del derecho internacional”, ha señalado en la red X. El ejército israelí admite que abrió fuego contra civiles desarmados, pero defiende que solo lo hizo contra menos de una decena porque sus militares se sintieron “amenazados”. La gran mayoría, sostiene, murió aplastada por los vehículos volcados o por otras personas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Fondos de la URNWA

Las condenas se producen el mismo día en que Bruselas ha anunciado que la semana que viene desembolsará 50 de los 82 millones de euros previstos para este año para la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA, en sus siglas en inglés). El resto, ha precisado en un comunicado, será liberado en dos partes a medida que el organismo internacional vaya implementando los acuerdos cerrados con la UE para aclarar las acusaciones de Israel de que 12 de sus empleados participaron en el ataque del 7 de octubre, que hicieron a la UNRWA perder una parte sustancial de su presupuesto. Lo aportan principalmente países de forma voluntaria.

“La Comisión ha evaluado su decisión de financiación de la UNRWA a la luz de las muy graves acusaciones realizadas el 24 de enero, que implican a varios miembros del personal de URNWA en el atroz ataque del 7 de octubre”, ha explicado el Ejecutivo europeo en un comunicado, en el que también ha precisado que en esta decisión “ha tenido en cuenta las medidas tomadas por la ONU y los compromisos que la Comisión requirió de UNRWA”, en el punto de mira de Israel desde hace años.

Mientras se sucedían los anuncios de corte de la financiación (Estados Unidos, Alemania o Japón, entre otros), la Comisión Europea anunció el 29 de enero, que, antes de liberar una nueva partida de dinero a la agencia de la ONU, esperaba que aceptara, entre otros, que expertos independientes nombrados por la UE efectúen una auditoría. También pidió que refuerce su departamento de investigación interna. Para Bruselas, la UNRWA y la ONU están dando suficientes pasos aclaratorios como para desembolsar esta primera partida de fondos que tan urgentemente requiere el organismo humanitario. Durante una visita a Bruselas en febrero, el jefe de la UNRWA, Philippe Lazzarini, dijo que el pago europeo era “absolutamente crítico”.

La UE es uno de los mayores donantes de ayuda humanitaria y de desarrollo para los palestinos en Gaza. De hecho, este viernes ha anunciado que, además de la partida para la UNRWA procedente del presupuesto, destinará 68 millones de euros adicionales a apoyar la ayuda a los palestinos que realizan organizaciones como la Cruz y la Media Luna rojas.

Asimismo, ha indicado que este mismo viernes se iban a comprometer los primeros 16 millones de la partida total de 125 millones fijada para ayuda humanitaria a palestinos este 2024 en contratos para enviar alimentos, medicinas y otros productos a la Franja, así como para proporcionar ayudas en educación y apoyo psicosocial a los civiles gazatíes. De este modo, la ayuda total de la UE prevista para 2024 ascenderá a 275 millones de euros, ha precisado un portavoz comunitario.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_